La miel pura de abeja es uno de los alimentos naturales más completos y benignos para nuestro organismo.

Todos hemos oído en algún momento hablar de los beneficios de la miel pero la mayoría de nosotros no hemos profundizado en todo lo que nos puede aportar.

Origen de la Miel Pura de Abeja

La miel es un producto natural producido por las abejas a partir del néctar de las plantas.

Dependiendo de la planta que liban las abejas tenemos los diferentes tipos de miel que existen hoy en día.

Independientemente de esto, en general la miel pura de abeja está formada por azúcares ( fructosa, sacarosa y glucosa) pero a diferencia del azúcar, tiene muchos nutrientes: proteínas, vitamina C y aminoácidos.

El azúcar es 100% sacarosa y la miel es un 80% azúcares y el resto agua, además de contener varios micronutrientes.

20161126_142105

Beneficios de la Miel en la Salud

Dependiendo de la afección que tengamos o la parte del cuerpo que queramos potenciar elegiremos la miel que más se adecúe a nuestras necesidades.

Así pues, las características más específicas de los diferentes tipos de miel son:

Miel de tomillo: afecciones en las vías respiratorias, muy eficaz para los pulmones y para combatir infecciones.

Miel de romero:  trastornos de estómago y procesos digestivos. Beneficiosa para el hígado. También indicada para el estrés, tos y asma.

Miel de eucalipto: problemas respiratorios. Especialmente en resfriados, bronquitis, faringitis, tos, sinusitis, asma o gripe.

20161126_142244

Miel de encina: problemas de corazón y circulación de la sangre. Para combatir la anemia y las afecciones en las vías respiratorias. Eficaz contra la diarrea.

Miel de caña: para problemas cardíacos y equilibrio de la tensión arterial. Estimuladora del apetito, fortalece los huesos y combate la anemia.

Miel de azahar: sedante y relajante. Insonmio, ansiedad y nerviosismo.

Miel de brezo: retención de líquidos, reumatismo, cistitis, antiinflamatoria para el aparato urinario, combate las piedras en el riñón y muy eficaz en las enfermedades cardíacas.

Miel milflores: alivio de resfriados, tos e irritaciones de garganta.

Miel pura de abeja: antiinflamatoria, antioxidante, cicatrizante y muy rica en minerales.

 

Esta es una selección de las mieles más conocidas, aunque hoy por hoy existen muchas variedades que poco a poco se van introduciendo en nuestra gastronomía.

Y por supuesto y para terminar deciros que al margen del tipo de miel que utilicemos, lo más eficaz para mantenernos sanos es consumir diariamente un par de cucharadas de miel mezcladas con agua tibia. Mejor en ayunas .

Pinchando en este enlace podrás ver una selección de nuestras mieles y elaborados de miel.

20161126_184432
20161126_184604

Pin It on Pinterest